Recuperación

Aunque no hay ningún tratamiento universal para las enfermedades mentales, la recuperación es posible y hay ayuda disponible. Las opciones varían dependiendo del tipo y la severidad del trastorno, y la persona involucrada. Por eso es importante obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento profesionales.

Las personas con trastornos más graves como la esquizofrenia pueden experimentar una mejoría medible en su calidad de vida. Aquellos que enfrentan enfermedades más comunes, como la depresión o ataques de pánico pueden beneficiarse enormemente con el tratamiento.

Aunque no siempre es necesario, los medicamentos pueden ser muy eficaces en el tratamiento de enfermedades, incluyendo el trastorno bipolar, la depresión, el trastorno de pánico y la esquizofrenia. Después de evaluar al individuo, un médico le aconsejará sobre las opciones pertinentes de medicamentos o combinaciones de medicamentos que funcionarán mejor para los síntomas de cada persona.

La terapia individual, grupal o familiar, y la capacitación también pueden ser eficaces por sí solas o en combinación con medicamentos. A veces, las terapias creativas integrales que incluyen la música, el arte, la horticultura o el teatro pueden ser útiles.

Los grupos de apoyo son muy útiles, brindan oportunidades para aprender técnicas de mejorar la salud y para compartir con otros que también están experimentando los mismos problemas de salud mental.

También hay programas disponibles para el tratamiento de enfermedades mentales y abuso de sustancias cuando son simultáneos. Los trastornos simultáneos a menudo pueden convertirse en un problema cíclico, con influencia mutua. Hay programas específicos diseñados para ayudar a romper el ciclo y dar asistencia en la recuperación.

Si usted mismo está experimentando un problema de salud mental, o está tratando de ayudar a un ser querido, el primer paso es reconocer y aceptar la necesidad de algún tipo de tratamiento. Conseguir ayuda para la enfermedad mental es tan importante como buscar tratamiento para la diabetes o una enfermedad cardíaca. Agarre las riendas y tome el camino de la recuperación.