Levántese contra el estigma

¿Qué es el estigma y por qué tenemos que detenerlo? El estigma se refiere a juicios o creencias negativas que las personas pueden tener. La discriminación se refiere a las acciones injustas que las personas pueden tomar en base a esas creencias estigmatizadoras.

Desafortunadamente, las personas con enfermedades de salud mental a menudo experimentan juicio o trato injusto debido al estigma asociado con la enfermedad mental en nuestra cultura. De hecho, el 90% de los californianos que viven con angustia psicológica informaron alguna medida de discriminación en un estudio reciente.

Los prejuicios y la discriminación suelen ser internalizados por personas con enfermedades de salud mental y uso de sustancias, lo que significa que comienzan a creer en las cosas negativas que otras personas o los medios dicen acerca de ellos. Como resultado, muchas personas demoran en buscar ayuda. El estigma y la discriminación también pueden llevar a que los niños abandonen la escuela, tengan dificultades para encontrar una vivienda o un empleo, o pueden impedir que las personas formen relaciones cercanas.

La salud mental nos afecta a todos de alguna manera, ya sean nuestras propias luchas o las de las personas que conocemos y nos importan. Todos nosotros tenemos una razón para tomar medidas para ayudar a crear comunidades seguras y de apoyo donde podamos hablar abiertamente sobre la salud mental sin temor y podamos acceder al apoyo cuando sea necesario. Depende de Nosotros.

La campaña Shatter The Stigma Mend the Minds ofrece estos consejos:

  1. Conozca los hechos e informe a los demás. Encuentre oportunidades para transmitir hechos y actitudes positivas sobre las personas con enfermedades de salud mental. Si sus amigos, familiares, compañeros de trabajo o incluso los medios de comunicación presentan información que no es cierta, desafíe sus mitos y estereotipos. Hágales saber cómo sus palabras negativas y descripciones incorrectas afectan a las personas con enfermedades de salud mental al mantener vivas las ideas falsas.
  2. Sea consciente de sus propias actitudes y comportamientos. Todos hemos crecido con prejuicios y pensamientos críticos. Pero ¡podemos cambiar nuestra forma de pensar! Vea a las personas como seres humanos únicos, no como etiquetas o estereotipos. Vea a la persona más allá de su enfermedad mental; tienen muchos otros atributos personales que no desaparecen solo porque tienen una enfermedad mental.
  3. Elija sus palabras cuidadosamente. La forma en que hablamos puede afectar la forma en que otras personas piensan y hablan. No use lenguaje hiriente o despectivo.
  4. Enfóquese en lo positivo. Las personas con enfermedades de salud mental y uso de sustancias hacen valiosas contribuciones a la sociedad. Sus enfermedades de salud mental son solo una parte de lo que son. Todos hemos escuchado las historias negativas. Hay que reconocer y aplaudir las positivas. Vea la inspiradora historia de Mercedes, residente de San Diego.

Sea inclusivo. Trate a las personas que tienen retos de salud mental con dignidad y respeto. Piense cómo le gustaría que los demás actuaran con usted si estuviera en la misma situación. Si tiene familiares, amigos o compañeros de trabajo con problemas de consumo de sustancias o enfermedades de salud mental, apoye sus opciones y aliente sus esfuerzos para mejorar. De hecho, negar a las personas el acceso a cosas tales como trabajos, vivienda y cuidado de la salud, que el resto de nosotros damos por sentado, viola los derechos humanos. Para conocer sus derechos, visite www.disabilityrightsca.org